Vibrator Nation – Colectivo de Juguetes Sexuales

Vibrator Nation cuenta la historia de cómo las mujeres cambiaron la industria de los juguetes sexuales y aportaron nuevos estándares de calidad, educación y comodidad a un sector hasta entonces sórdido.

La autora, Lynn Comella, es profesora asociada de estudios de género y sexualidad, lo que creo que aporta al libro una sensación un tanto académica. Los capítulos son bastante largos y es un libro basado en muchos datos, entrevistas y «trabajo de campo etnográfico» (como trabajar en babelandia).

Que sea educativo no significa que sea una lectura aburrida. Los capítulos están llenos de historias de sex shops, una industria de todo menos aburrida. Te cuentan cómo la fundadora de Vixen Creations empezó a fabricar consoladores en su cocina. Cómo Dell Williams se inspiró para abrir un sex shop tras asistir a principios de los 70 a los «Talleres Bodysex», en los que se enseñaba a los participantes a utilizar un vibrador con varita mágica para llegar al clímax. Cómo tratan los empleados de Babeland a los bromistas que representan escenas BDSM en la tienda.

Es una lectura obligada si te gusta tu sex-shop local, si estás interesado en trabajar en una industria relacionada con el sexo, si te gustan los negocios progresistas que no lo hacen por dinero, o si te gusta la historia.

El ejemplar que compré en Smitten Kitten estaba firmado por Lynn Comella

vibrator nation cropped

La nación del vibrador

Año: 2017

Páginas: 279 (8 capítulos)

Autor: Lynn Comella

Precio: $15 – $25

La nación del vibrador en cifras

Good Vibrations y Babeland desempeñan papeles estelares en Vibrator Nation (aparecen en todos los capítulos). Siempre supe que eran importantes, pero como deja claro el libro, fueron pioneros que iniciaron un nuevo movimiento de positividad sexual.

Muchas otras tiendas y creadoras propiedad de mujeres tienen sus propias secciones en el libro. Algunas de mis partes favoritas fueron la visita al estudio de Vixen Creations, o la sección sobre Smitten Kitten devolviendo todos los juguetes de gelatina después de que empezaran a derretirse con el calor del verano de Minneapolis.

He elaborado una tabla que muestra cuántas veces se mencionó cada tienda en Vibrator Nation. ¡Good Vibrations se menciona 459 veces!

Muchas otras empresas y tiendas hicieron breves apariciones puntuales, como Earth Erotics, ToyBoxxx, She Bop, LoveHoney, Doc Johnson, Cal Exotics.

Las tiendas que cambiaron la industria

Los primeros capítulos se centran en las personas y los acontecimientos que llevaron a poner en marcha estos negocios, a saber, Eve’s Garden, Good Vibrations y Babeland (en ese orden).

Eve’s Garden – Fundada en 1974

El primer sex shop para mujeres fue fundado en Nueva York por Dell Williams. Nos cuentan la historia de Williams asistiendo a clases progresistas de vibradores y sexualidad organizadas por Betty Dodson. Las clases eran increíblemente progresistas e implicaban estar completamente desnuda, meditar, hacer «show and tell genital» y enseñar a las mujeres a utilizar el vibrador varita mágica.

Estas clases inspiraron a Dodson para ir a Macy’s y comprar su propia varita mágica. Mientras estaba allí, tuvo una experiencia incómoda con un vendedor, que le preguntó en tono sospechoso: «¿Para qué necesitas usar el masajeador?». Al volver a casa, decidió que sólo las mujeres debían vender vibradores a las mujeres y fundó Eve’s Garden, el primer sex shop propiedad de mujeres.

Empezó en su apartamento con un negocio de venta por correo y abrió al público los viernes. Al cabo de un año dejó su trabajo y se trasladó a su propio espacio. Allí empezó a vender más vibradores, aceites de masaje y libros sobre liberación sexual y salud femenina.

Buenas vibraciones – Fundada en 1977

Las Buenas Vibraciones y su fundadora, Joani Blank, son una parte muy importante de este libro. Juntos ocupan casi una página entera en el índice. En parte, esto se debe a que muchas otras tiendas se inspiraron en Good Vibrations. Los creadores de otras empresas importantes como Sugar y Vixen Creations fueron empleados por primera vez en Good Vibrations. Y los fundadores de Babeland y Grand Opening participaron en el programa de prácticas de Good Vibrations en 1992, antes de marcharse a otras ciudades a montar su tienda.

Antes de fundar Good Vibrations, Joani Blank era terapeuta y profesional del sexo en San Francisco. Sentía que las tiendas para adultos sólo atendían a hombres y que había una gran necesidad de una tienda de mujeres para mujeres.

A través de citas e historias te haces una idea de la increíble pasión y dedicación que Joani Blank tenía por ayudar a otras mujeres. Se preocupaba profundamente por ayudar a las mujeres y no le interesaba ganar dinero por enriquecerse. Una buena cita que muestra su enfoque procede de una entrevista de trabajo con la empleada Susie Bright:

«No me importa si no vendes nada en todo el día. Se trata de educación y de proporcionar un lugar alternativo para que las mujeres exploren sus intereses sexuales.» – Joani Blank, pág. 51

y otro comentario hecho a Joani por un empleado:

«Joani diriges tu empresa como un servicio social» «Exacto. Eso es exactamente. Gracias. Es un cumplido» – Joani Blank, pg 195

Los vibradores estaban expuestos y podías tocarlos y sentir cómo funcionaban. Incluso había un pequeño probador con una cortina donde la gente podía probar las vibraciones en el exterior de sus vaqueros. El amable personal era más educador sexual que vendedor y podía responder a cualquier pregunta que tuvieras sobre cómo utilizar y cuidar un vibrador. En los años 90, Buenas vibraciones añadiría una biblioteca de libros y pornografía feminista y pondría en marcha su propio estudio de pornografía feminista.

Joani seguía la filosofía del zarzal en los negocios, lo que significaba que le importaba más el cambio social que ganar dinero. No tenía ningún problema en dejar que los clientes salieran por la puerta sin comprar nada. Hubo una anécdota divertida en la que rechazó una cita en el instituto cuando se enteró de que él quería hacer un MBA.

En 1992 Joani convirtió la empresa en una cooperativa, y a principios de la década de 2000 se apartó por completo. Good Vibrations pasó apuros a mediados de la década de 2000 debido a la mayor presencia de las ventas online y a la competencia de sitios como Amazon. Finalmente, en 2007 fueron comprados por una empresa mayorista de adultos llamada «General Video of American and Trans-World News». La compra fue devastadora para algunos empleados porque estas grandes empresas son lo contrario de su misión. Sin embargo, hasta ahora el comprador, Joel Kaminsky, ha mantenido la empresa a flote y su imagen casi intacta.

Esta parte me pareció un fastidio, sobre todo porque GVA también compró recientemente Babeland. Quién sabe cuánta mercancía insegura podrían intentar colar en las estanterías en algún momento. En cambio, Smitten Kitten sigue siendo propiedad de la fundadora original, así que sabes que tendrán una buena educación y productos seguros.

Babeland – 1993

Como parte de la misión de Joani Blank de ayudar a difundir la educación sexual y la concienciación sobre los vibradores, organizó un programa de prácticas en su tienda para emprendedoras. Las dos primeras en completar con éxito el curso fueron Rachel Venning y Claire Cavanah, que crearían Babeland en 1993.

La autora pasó 6 meses durante 2001 haciendo su tesis en la tienda Babeland de Nueva York. El comienzo del capítulo 3 detalla su trabajo allí. Abría la tienda ella sola por la mañana, manejaba el dinero, enderezaba los consoladores y, lo más importante, ayudaba a los clientes con cualquier pregunta que tuvieran sobre los productos. En Babeland la llamaban «educadora sexual».

He aquí un fragmento que ayuda a explicar lo importante que era su trabajo.

Me di la vuelta y vi a una joven que llevaba un pequeño vibrador rosa de Hello Kitty en una mano y el Rabbit -el vibrador que se había catapultado a la fama gracias a la serie de la HBO Sexo en Nueva York- en la otra. «Quiero comprar un vibrador», dijo, «pero no tengo ni idea de lo que busco»

Como hay tantos juguetes sexuales entre los que elegir, este papel de educador sexual, alguien que ayudaba a la gente a entender cuáles eran sus distintas opciones, era una característica definitoria de las tiendas de juguetes sexuales regentadas por mujeres. No era el tipo de ayuda que recibirías en tiendas orientadas a los hombres con nombres como XXX-World.

Smitten Kitten – 2003

Smitten Kitten es donde compré este libro y mi tienda favorita, así que me entusiasmó saber más sobre ellos. Smitten Kitten desempeña un papel protagonista en el capítulo cinco, «La política de los productos», que trata de cómo lideran la eliminación de los juguetes sexuales tóxicos.

Vibrator Nation entra en más detalles sobre la historia de Smitten Kitten olfateando los juguetes sexuales tóxicos (puedes leer un extracto de esa sección aquí gratis). Básicamente, Jennifer desconfiaba de los juguetes malolientes y derretidos que encargaba, tras investigar más descubrió que contenían sustancias químicas tóxicas y decidió no venderlos. En su lugar, sólo almacenaba materiales seguros para el cuerpo, como silicona y cristal. Con el tiempo, envió algunos de los juguetes de gelatina más populares a un laboratorio de pruebas y descubrió que la mayoría contenían ftalatos, lo que aumentó la concienciación sobre el problema de los juguetes tóxicos y la necesidad de juguetes seguros.

Creaciones Vixen – 1992

Cuando trabajaba en Good Vibrations, Marilyn Bishara se dio cuenta de que los productos de silicona siempre estaban pendientes de pedido. Era difícil conseguirlos porque son más difíciles de fabricar. Empezó a fabricar consoladores de silicona de colores en su cocina y, con el tiempo, se trasladó a un estudio de 1.500 metros cuadrados. Lo que hace tan grandes a las creaciones de Vixen es su énfasis en la belleza y el diseño. Intentan hacer lo mejor de lo mejor en lo que se refiere a consoladores de silicona.

En la página 124 del libro, Comella se dirige al estudio de Vixen Creation en el barrio Hunter’s Point de San Francisco. Nos hablan de las estanterías de consoladores organizados por colores y formas, de los «estallidos» al sacar un consolador recién nacido de un molde, y de que disfrutaban de tarta de melocotón caliente, parte del almuerzo gratuito que recibían todos los empleados… Presenté mi solicitud para trabajar allí después de leer esto.

Vixen creations fue uno de los primeros creadores de juguetes de lujo que puso el énfasis en la calidad y fue creado para satisfacer las demandas de las tiendas como las buenas vibraciones. Los demás consoladores disponibles en aquella época eran ondulados y no llegaban bien al Punto G. Vixxen creó consoladores arqueados, butt plugs de silicona, consoladores de doble cabeza y accesorios de varita mágica, todas ellas innovaciones para la época.

En cuanto a los fabricantes, no reciben tanta atención como las tiendas del libro.

Novedades desde la publicación – Un acontecimiento importante desde que se publicó Nación Vibrador es la compra de Babeland por Good Vibrations en agosto de 2017. Ayuda a tener presente la noticia, ya que el libro se centra en estas dos tiendas.

Resumen De Los Otros Capítulos

Tras presentar cómo empezaron las primeras tiendas de juguetes sexuales feministas, el resto del libro habla de su impacto en la industria y de las innovaciones que ayudaron a inspirar. Así como sus intentos de encontrar un equilibrio entre ser un negocio y ayudar a la gente.

  • 4 – Reempaquetar el sexo
  • 5 – La política de los productos
  • 6 – Sexpertos y charlas sobre sexo
  • 7 – Vender identidad
  • 8 – Rentabilidad y cambio social
  • 9 – Crecer o morir

Reempaquetar el sexo y deshacerse de la sordidez

Una de las grandes características que definen a los sex-shops regentados por mujeres es su ambiente acogedor. Están limpios, tienen buena iluminación y sillas para sentarse a leer libros. El capítulo 4 entra en detalles sobre estas diferencias.

Al principio del capítulo, Lynn visita A-Action Adult Books en Las Vegas. Es una tienda sucia que vende porno, juguetes de gelatina y deja que la gente se enrolle en la sección «arcade» de la parte trasera de la tienda. Cuesta 4 $ entrar en la zona de arcade, donde hay cabinas de vídeo adyacentes con glory holes. Esta es la razón principal por la que la mayoría de la gente acudía a esta tienda y era un punto caliente para ligar y tener sexo.

Esto ayuda a establecer un fuerte contraste cuando describe cómo hacían las cosas las tiendas dirigidas por mujeres. La siguiente tabla ayuda a resumir sus conclusiones.

Clase (Tienda típica propiedad de mujeres)

  • Paredes lavanda con arte original
  • Limpio y ordenado
  • Buena iluminación y señalización colorida
  • Sillas, plantas y sofás cómodos
  • Juguetes sexuales expuestos para que los toques y sientas
  • Productos coloridos y envases elegantes
  • Nombres ingeniosos y sutiles como Smitten Kitten
  • Personal amable y educadores sexuales

Craso (Una tienda XXX típica)

  • Paredes de cemento sin decorar
  • Suelos polvorientos, sucios y pegajosos
  • Luces rojas tenues y letreros de neón
  • Cabinas de vídeo para masturbarse y ligar
  • Juguetes sexuales siempre guardados en su embalaje
  • Juguetes de gelatina con nombres lascivos y envases ofensivos
  • Nombres contundentes como XXX-Action y Sexworld
  • Personal antipático con poco o ningún conocimiento del producto

En las tiendas se trataba de hacer que la gente se sintiera cómoda y segura. Los clientes curiosos que acudían por primera vez eran tímidos y apreciaban mucho este ambiente seguro.

Una forma de hacer que la gente se sintiera cómoda era organizar la tienda de «Suave a Salvaje». Colocaban los artículos menos intimidatorios, como libros, vibradores y lubricantes, en la parte delantera de la tienda. Luego, en la parte trasera, tenían artículos más intimidatorios, como tapones para el culo, consoladores realistas y ataduras. Éste es sin duda el caso de Smitten Kitten, donde hay un rincón de libros en la parte delantera de la tienda con algunas sillas cómodas, mientras que los consoladores realistas VixSkin están en la parte trasera de la tienda.

Cambiar el estereotipo negativo sobre los sex-shops también fue un reto. Especialmente cuando se trataba de leyes de zonificación establecidas para tratar con clubes de striptease y negocios para adultos. Self Serve de Albuquerque quería poner su tienda en un barrio comercial popular, pero las leyes de zonificación exigían que las tiendas de estas zonas tuvieran menos del 25% de su inventario en productos para adultos. Para eludir la ley, vendían muchos productos de cuidado corporal y chocolate, y siempre se aseguraban de añadir 3 nuevos productos no sexuales cada vez que añadían un nuevo juguete sexual a la tienda.

Productos

Tras leer el capítulo 5, la palabra que utilizaría para describir los productos de las tiendas propiedad de mujeres es «calidad». No llevan productos baratos ni productos que promuevan ideas sobre la sexualidad que no estén en consonancia con la misión de las tiendas.

Aquí no quiero juguetes de aspecto enfadado. Intentamos que el sexo sea divertido y feliz. No enfadado y malvado. – Propietaria de Sugar, Searah Deyseach

También se niegan a vender productos rápidos o que jueguen con las inseguridades. Cosas como bombas para el pene, cremas de estiramiento vaginal y fármacos para mejorar la sexualidad. La mayoría de estos productos se venden en tiendas XXX y realmente no funcionan o son perjudiciales para el cuerpo.

Ser un vendedor de juguetes sexuales con normas no es, reconoce Deysach, un método para hacerse rico rápidamente -o, en realidad, en absoluto. «Si vendiera poppers [a recreational drug used to enhance sexual performance] y alargadores de pene, podría comprarme un Cadillac» – Searah Deysach (pág. 116)

Esto vuelve al tema de que todas las tiendas de estos libros siguen su propia forma de filosofía briarpatch, lo que significa que utilizan sus negocios como vehículos para mejorar la vida de los demás, no sólo la suya propia.

Los Nuevos Artistas del Juguete Sexual

El auge de las tiendas sex-positive creó cada vez más demandas de juguetes de alta calidad. Juguetes que duraran toda la vida en lugar de sólo unos días. Aquí tienes un fragmento del libro que explica cómo la industria de los juguetes sexuales contaba con que la gente tirara los juguetes:

[Retailers] almacenaban los mismos artículos una y otra vez porque el modelo [of retailing] se basaba en que un tipo compraba un producto, se lo llevaba a su habitación de hotel, lo utilizaba mientras estaba de viaje con quien fuera y luego lo tiraba; así que el hecho de que no fuera a durar mucho no era importante. Lo importante era que costaba 20 $ e iba a estar ahí para el aquí y el ahora. Y la próxima vez, esa persona va a comprar el mismo artículo por 20 $ porque ya le ha funcionado antes. – Metis Black, Fundadora de Tantus (pág. 127)

Good Vibrations empezó a ofrecer garantías y dejó de vender productos que tenía que devolver a una empresa porque se habían roto. Empresas como Tantus, Vixen Creations, Crystal Delights, Njoy y Earth Erotics nacieron de la necesidad de juguetes sexuales de lujo y de alta calidad.

El creador de Njoy, Greg DeLong, llama a sus clientes «pervertidos inteligentes con ingresos disponibles». DeLong era ingeniero mecánico licenciado por la Universidad de Tufts. Vio que el mercado «suplicaba un nuevo paradigma de calidad y diseño», lo que le animó a crear Njoy en 2005. DeLong dice que sólo vende «productos omnisexuales», un término bastante ingenioso que significa que quiere que sus creaciones puedan ser utilizadas por cualquier persona de cualquier orientación sexual.

El aumento de la calidad suele implicar un precio más alto, algo que no a todas las tiendas les pareció bien, como a la propietaria de Tool Shed, Laura Haave:

Somos una tienda de ladrillo y mortero de la vieja escuela. Estoy aquí por Milwaukee al 100%. Así que puede que haya algo que les encante a todos los de Nueva York y San Francisco. Que os den por el culo, catadores del Este. ¿Sabéis lo que quiero decir? Es demasiado jodidamente caro para Milwaukee. Somos una ciudad obrera. Estamos en el Medio Oeste. No voy a llevar un vibrador de 200 dólares con una forma rara que nadie pide. Pero me esforzaré por llevar cosas que la gente venga y diga: «Quiero esto». Tengo que ir a otro estado para conseguirlo, pero prefiero que me lo des tú» Si la gente lo pide, entonces lo valora. Pero no voy a traer lo último de lo último porque todo el mundo lo tiene.

Sexpertos

El sistema escolar se centra sobre todo en enseñar a los niños a protegerse de los peligros del sexo. Pero no les enseña sobre su sexualidad, sobre los puntos P o G, dejando a muchos adultos confundidos sobre sus propios cuerpos.

Ahí es donde entran las tiendas de sexo positivo para llenar ese vacío. Ofrecen talleres semanales sobre temas como el uso de strap-ons, cómo hacer un nudo bondage y preguntas y respuestas generales.

En lugar de dependientas, Babeland llama «educadoras sexuales» a las empleadas que trabajan en los pisos. Good Vibrations llamó a los empleados SESA, que significa educadores sexuales/socios de ventas. Los SESA asistían a eventos de formación continua para mantener sus dedos «en el pulso sexual de América», aprendían sobre nuevos productos y recibían clases de la sexóloga Carol Queen.

Política de identidad

El capítulo 7 trata sobre el intento de las tiendas de pasar de ser tiendas sólo para mujeres a ser tiendas para todos.

Al principio, muchas de estas tiendas eran sólo para mujeres, como Eve’s Garden cuando abrió en 1974.

«La prohibición [on men] tenía que ver con la creación de un lugar cómodo para que las mujeres exploraran su propia sexualidad, y en 1974 esto significaba necesariamente privacidad de género» Con el tiempo relajó esta política y empezó a recibir a hombres, pero sólo durante determinadas horas y únicamente si iban acompañados de una mujer. – pág. 162, sobre Dell Williams

Good Vibrations y Babeland acabaron reconociendo que los hombres eran uno de sus principales clientes. A la mayoría de los hombres les disgustaban las tiendas XXX sórdidas tanto como a las mujeres y preferían un lugar limpio y seguro donde comprar. Babeland empezó a vender masajeadores de próstata y juguetes para el pene, y a incorporar nuevo personal. En 1996, Good Vibrations contrató a Charlie Glickman, su primer empleado masculino.

De identidad homosexual, Glickman tenía antecedentes como voluntario en el centro de crisis por violación del condado de Alameda, como coordinador de proyectos para Hombres que Superan la Agresión Sexual. Es de complexión delgada, con manos pequeñas y voz de contralto. Por eso no era raro que lo confundieran con un hombre trans. Pero también sabía cómo actuar como el «mejor amigo gay» de alguien, dijo. «Ya sabes, como Will y Grace» Nunca coqueteaba con las clientas y proyectaba una vibración no amenazadora, lo que cree que hizo que muchas mujeres se sintieran cómodas cuando él las ayudaba a comprar. Sin embargo, no todas las clientas de Good Vibrations estaban contentas de ver a un hombre en la sala de ventas. Al menos una mujer escribió a la empresa para decir: «Por favor, quítame de tu lista de correo. Hay un hombre trabajando allí» Sin embargo, Glickman comprobó que esta respuesta era la excepción y no la regla. – pág. 177

Otra cuestión tiene que ver con la diversidad racial. Comella destaca cómo, si miras las fotos del personal de Good Vibrations de los años 80, todos los empleados eran mujeres blancas. Nenna Joiner era clienta habitual de Good Vibrations, y aunque disfrutaba de la tienda no se sentía representada allí. Esto la inspiró a crear FeelMore en 2011, un sex shop que trata de incluir a todo el mundo.

Para Joiner, «inclusión» es más que una palabra de moda; es el principio organizativo de su negocio. «El objetivo de [Feelmore] es hacer que todo el mundo se sienta seguro, independientemente de tu aspecto o de quién seas» – pág 167

Feelmore tiene en stock muchos artículos que no puedes encontrar en otras tiendas, como consoladores y empacadores de color chocolate y caramelo.

Negocios

Algunas de las tiendas también tuvieron problemas económicos en ocasiones. En 2001, Babeland estaba perdiendo dinero y tuvo que hacer varios cambios para mantenerse a flote. Recortaron los salarios de los propietarios, despidieron a su subdirector de compras, congelaron las contrataciones y los aumentos, y redujeron los talleres educativos a una vez al mes.

«Lo que estamos presenciando», informó secamente, «es la lucha real entre el capitalismo y la misión. No podemos cumplir la misión si no tenemos dinero, así que hay que equilibrar ambas cosas» Carrie Scrader, directora general de negocios de Babeland.

Tanto Good Vibrations como Eve’s Garden dijeron que ganar dinero no era su objetivo.

«No creo que se me diera muy bien el aspecto empresarial», admitió. «Siempre parecía tener problemas con el dinero y el cumplimiento de las nóminas. Financieramente debería haber conseguido otro socio o alguien que se ocupara de ese aspecto, porque siempre parecía ser una lucha.» – Dell Williams, página 191

En una entrevista, Joani Blank dijo a bocajarro: «Me importaban un bledo los beneficios» Blank tenía la suerte de vivir a bajo precio y su familia poseía algunas propiedades que le proporcionaban ingresos extra. A menudo vendía artículos por el mismo precio que los compraba, sólo porque realmente quería que las mujeres los tuvieran.

Blank hacía viajes regulares a la Ciudad Japonesa de San Francisco para comprar cajas de la Varita Mágica Hitachi para revenderlas. Según Winks, Blank compraba los vibradores con un ligero descuento para luego venderlos en Good Vibrations al mismo precio al que se vendían en Japan Town, con lo que sólo obtenía un beneficio de unos dos dólares por cada uno vendido. Pág. 192

Las cosas se complicaron con el auge de Internet. Ahora mucha gente puede comprar juguetes sexuales de forma anónima desde la comodidad de su casa. Esto significa que ahora las tiendas tienen que competir con Amazon y otros sitios web de tiendas. Las tiendas se han vuelto menos dispuestas a ayudar a otras tiendas o a dar consejos a la gente que abre su primera tienda, porque es muy probable que compitan en el mundo online.

Reflexiones finales

En el libro no se mencionan las tiendas online como SheVibe, cosa que me sorprendió un poco. A medida que aumentan las compras por Internet, parece importante que las tiendas físicas sobrevivan y tengan buenos sitios web para competir con Amazon.

También es preocupante que Babeland haya sido comprada por Good Vibrations, que ya es propiedad de GVA. En esencia, son propiedad de la empresa de la que se crearon para servir de refugio. Me preocupa que se orienten más hacia los beneficios y que no sean las fuerzas del bien que eran antes.

6 comentarios

    1. ¡Totalmente de acuerdo! Es fascinante ver cómo las tiendas de juguetes sexuales están desafiando los tabúes y ampliando los límites de la industria. Sería genial si compartieras más información al respecto. ¡Estoy ansioso por aprender más!

    1. Pues, si te encanta el tema, te sugiero que hagas tu propia investigación y no esperes que te den todo masticado. La información está ahí, solo tienes que buscarla. ¡Buena suerte!

    1. ¡Totalmente de acuerdo! Los juguetes sexuales están rompiendo barreras y desafiando tabúes. Es hora de aceptar que la sexualidad es diversa y que cada persona tiene el derecho de explorarla como prefiera. ¡Aplausos para la liberación sexual!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *